LA GRAN PIRÁMIDE DE GUIZA

La pirámide de Guiza es la más antigua y la única de las siete maravillas del mundo antiguo que ha llegado hasta nuestros días.

Gran pirámide de Guiza
Para los antiguos egipcios no había nada más importante que alcanzar la vida eterna. Creían que todo ser humano poseía un cuerpo físico y un ka, una fuerza vital que permanecía viva tras la muerte y que necesitaba del sustento, entretenimiento y demás necesidades que un ser vivo.

Por ello se hizo necesaria la construcción de edificios funerarios que permitiesen albergar no sólo el cuerpo momificado, morada final del ka, si no también todo aquello que necesitaría en su vida en el más allá. Con el tiempo, estas construcciones, se hicieron cada vez más monumentales ya que se convirtieron en la imagen del poder del faraón.

La construcción de la primera pirámide, conocida como la pirámide escalonada de Zoser, se inició en la III dinastía, bajo el reinado del faraón Dyeser (Zoser en griego), a mediados del II milenio antes de nuestra era.

Imhotep, primer arquitecto cuyo nombre nos ha llegado, decidió, tras varios diseños que no fueron del agrado del faraón, superponer seis mastabas, edificaciones usadas durante el antiguo Egipto con forma de tronco piramidal y base cuadrada, dando como resultado un edificio de gran altura y forma piramidal. Para su construcción utilizó pequeños bloques de piedra caliza, un material que no se había usado hasta el momento en las grandes construcciones oficiales pero que acabó sustituyendo al adobe.

Pirámide escalonada de Zoser
Posteriormente, en el 2500 A.C. el faraón Snefru, de la IV dinastía, mandó construir una nueva pirámide, conocida como la pirámide acodadapero a diferencia de las anteriores los espacios escalonados fueron rellenados, lo que le confirió una forma lisa a los lados. Su hijo Jufu, más conocido por el nombre griego de Keops, también mandó construir una pirámide para su reposo eterno. Esta seguía el mismo diseño que la de su progenitor pero de un tamaño mucho mayor.

La pirámide de Keops, conocida como la gran pirámide de Guiza, se encuentra en la necrópolis de Guiza, a las afueras de El Cairo, junto a las pirámides de Jafra (Kefrén) y Menkaura (Micerino).

Las dimensiones de esta pirámide, construida por el primo del faraón, el chaty Hemiunu, son de 138 metros de altura y 227 metros de lado. En su construcción se usaron más de dos millones de bloques de piedra con un peso superior a las dos toneladas cada uno y hasta el siglo XIX, con la construcción de la torre Eiffel, fue considerada la construcción humana más alta del mundo, de hecho sigue siendo la más alta construida en piedra.

Antiguamente estaba recubierta por bloques de caliza blanca pulidos, pero debido a los diversos sismos que han afectado a la zona parte de este revestimiento se ha ido desprendiendo, aunque esta no es la única causa de su mal estado, durante la dominación del imperio Turco Otomano muchos de estos bloques se utilizaron para la construcción de diversos edificios en la ciudad de El Cairo.

Pirámide acodada de Snefru
Sus lados se orientan hacia los cuatro puntos cardinales y mediante las sombras de estos se pueden cronometrar con precisión los equinocios de primavera y otoño y los solsticios de invierno y verano.

En el interior se construyeron tres cámaras, la cámara real que se encuentra casi en el centro de la pirámide, de planta rectangular y sin decoración, donde reposaba la momia del faraón y su ajuar, y donde hoy sólo encontramos el sarcófago de granito de Asuán ya que fue completamente saqueada.

La cámara de la reina, mal llamada así ya que no estaba destinada a la esposa del faraón si no a albergar la estatua del ka, una representación espiritual del faraón, y la cámara subterránea, excavada en el subsuelo, que los arqueólogos consideran estaba en un principio destinada a albergar el cuerpo del faraón pero que por alguna razón que desconocemos se abandonó.

El historiador griego Herodoto, que visitó las pirámides dos mil años después de su construcción, aseguraba que en las obras habían trabajado cien mil hombres, y representó al faraón como un tirano que los había esclavizado. Hoy en día se cree que fueron muchos menos, los arqueólogos consideran cifras de entre diez y veinte mil trabajadores, eran hombres libres y además de un sueldo se les daba comida y alojamiento.

Necrópolis de Guiza
En sus escritos Herodoto da también la única descripción histórica que se conserva de su construcción, aunque no existen pruebas que la sustenten.

La pirámide fue edificándose de modo que en ella quedasen unas gradas o 
poyos que algunos llaman escalas y otros altares.
Hecha así desde el principio la parte inferior, iban levantándose y subiendo las 
piedras, ya labradas, con cierta máquina formada de maderos cortos que, 
alzándolas desde el suelo, las ponía en el primer orden de gradas, desde 
el cual con otra máquina que en él tenían prevenida las subían al segundo 
orden, donde las cargaban sobre otra máquina semejante, prosiguiendo así 
en subirlas, pues parece que cuantos eran los órdenes de gradas, tantas eran 
en número las máquinas, o quizá no siendo más que una fácilmente 
transportable, la irían mudando de grada en grada, cada vez que 
la descargasen de la piedra

Actualmente los arqueólogos se decantan por la teoría de las rampas para explicar como los egipcios pudieron cargar esos grandes bloques de piedra hasta lo alto de las pirámides.

Sin embargo no hay una teoría que satisfaga en general y nos encontramos ante una diversidad de teorías, como rampas envolventes, una rampa interior o una rampa perpendicular a la pirámide.

En 1979, el conjunto de Menfis con sus necrópolis y campos de pirámides (Guiza, Abusir, Saqqara y Dahshurfue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En 2007 se realizó un concurso internacional en el que se buscaron las nuevas siete maravillas del mundo y se consideró a la gran pirámide de Guiza como la octava maravilla honorífica.

0 comentarios:

Publicar un comentario