RETRATO DE LAMADRE DEL ARTISTA, JAMES WHISTLER

Arreglo en gris y negro nº1 (1871)
James Whistler nació en Lowell, Estados Unidos, en 1834 en el seno de una familia de profundas creencias religiosas. Pasó parte de su juventud en San Petersburgo, Rusia, donde su padre, un ingeniero civil, asesoró en la construcción de la vía del ferrocarril a Moscú, tomando clases de dibujo en la Academia Imperial de las Artes.

Tras regresar a Estados Unidos, su madre, que había quedado viuda, intentó darle una educación más estricta enviándolo a la academia militar de West Point, de donde fue expulsado en 1854. Posteriormente encontró trabajo en la división de dibujos de la National Geodetic Survey, pero pronto lo abandonó y con 21 años se marchó a París, donde permanecería una temporada continuando sus estudios de arte en el estudio de Charles Gleyre.

Al ser rechazada una de sus obras, En el piano, para la exposición del salón de París decidió trasladarse a Londres donde se reuniría con artistas como Dante Gabriel Rosetti, John Everett Millais y otros miembros del grupo de Prerafaelitas, y al igual que lo había hecho en París, continuó con su vida bohemia.

Ya instalado en Londres, recibió una carta de su madre en la que le comunicaba que se trasladaba a vivir con él una temporada, huyendo de la guerra de Secesión. Whistler describió a un amigo como en una semana tuvo que limpiar la casa por completo y alejar de ella a todos sus amigos y a su amante.

Al llegar a Londres su madre se hizo cargo del gobierno de la casa, excepto del estudio, donde el artista seguía pintando mujeres desnudas y recibiendo a su amante y otras mujeres.

Autorretrato (1872)
Una tarde de 1871 la casualidad hizo que la modelo que Whistler esperaba para posar no pudiera acudir a la cita, por lo que pidió a su madre que la sustituyese.

En un principio decidió pintarla de pie, pero tras varias sesiones, se quejó del cansancio, por lo que Whistler tuvo que cambiar la visión de su obra y empezar de nuevo con su madre sentada, decidiendo también desviar su mirada hacia un lado, en lugar de hacia el espectador.

La obra, titulada Arreglo en gris y negro nº 1, Retrato de la madredel artista, está realizada en una paleta basada en negros y grises, con leves toques de blanco. La decoración de la habitación destaca por su austeridad y por los toques orientales, como la alfombra de tatami y la tela japonesa de un kimono que cuelga de la pared.

La fascinación de Whistler por el arte oriental comenzó en París, donde empezó a comprar porcelanas chinas y ukiyo-e, estampas japonesas.

Whistler que solía tardar, incluso años, en acabar una obra, realizó el retrato de su madre en apenas cuatro semanas, considerándolo una de sus mejores obras, aunque públicamente aseguraba que no era más que otro retrato.

Presentó la obra a la exposición de verano de 1872 de la Royal Academy, pero el comité ejecutivo la rechazó, debido a que su austeridad y monocromatismo eran completamente contrarias al gusto y la estética victoriana imperante. A pesar de esta negativa, gracias a la intervención de un buen amigo, consiguió exponerla, ganándose el beneplácito del público.

Tras la muerte de su madre, el artista se negó a vender su retrato, aunque posteriormente cambió de idea, vendiéndolo al gobierno francés por 4000 francos, tras una planificada campaña publicitaria junto a su amigo el poeta Mallarmé.

La fama que hoy en día tiene la obra se produjo cuando, en 1932, fue cedida para una exposición sobre arte norteamericano al museo de Arte Moderno de Nueva York y una gira que la llevaría por una docena de ciudades. Estados Unidos estaba sumergido en una profunda crisis y la austeridad y seriedad del personaje coincidían con el humor del público que la contemplaba, convirtiéndose en una gran sensación y en un icono americano.









0 comentarios:

Publicar un comentario