ACCIDENTES EN EL ARTE

El pasado 6 de noviembre el museo Nacional de Arte Antiguo de Lisboa informó a través de su página de facebook que un turista había roto una escultura del siglo XVIII que representaba al arcángel San Miguel.
Arcangel San Miguel
Según los testigos, el visitante, caminaba hacia atrás intentando conseguir el mejor ángulo para fotografiar otra obra, expuesta en la misma sala, cuando tropezó con la escultura que cayó al suelo, sufriendo entre otros desperfectos la pérdida de sus alas y las plumas del casco militar.

No es la primera vez que ocurre un accidente que ocasiona la destrucción de una obra de arte, a finales de octubre The Art Newspaper informó de un incidente ocurrido en diciembre del año pasado en el British Museum.

Venus Townley
Un camarero, el British Museum alquila sus instalaciones para actos privados, se agachó muy cerca de la Venus de Townley una escultura romana, copia de una griega, datada en el siglo I o II a.C., y al levantarse golpeó con la cabeza la mano de la estatua rompiendo uno de sus dedos.

También en el museo dell'Opera del Duomo en Florencia una de sus esculturas perdió un dedo cuando un turista americano decidió comparar su dedo con el de la Virgen que forma parte del grupo escultórico de la Anunciación de la Virgen, obra realizada por Giovanni di Ambrogio a finales del Trecento.

En el 2015, una turista que visitaba el museo Arqueológico de Heraclion, en la isla de Creta, perdió el equilibrio e intentó sujetarse a un jarrón de la era minoica, cayendo ambos al suelo. La turista sufrió cortes en una pierna y el jarrón, que ya había sido restaurado tras su descubrimiento, se volvió a romper por la misma sección que lo había hecho en la antigüedad.

Anteriormente, en 2010, en una clase de arte para adultos organizada en el Metropolitan de Nueva York una de las asistentes perdió también el equilibrio y se cayó sobre El actor, una obra realizada por Pablo Picasso en 1904.

La caída produjo un desgarro vertical e irregular de unos 15 centímetros de longitud en la esquina inferior derecha.

Otro “accidente” con una obra de Picasso ocurrió cuando el multimillonario Stephen Wynn, con un problema de visión periférica, dio un codazo, ocasionándole también un desgarro, a la obra Le Rêve, pintada por el artista en 1932, y que había adquirido en 1997 por casi cincuenta millones de dolares.

En 2006, en el Fitzwilliam Museum de Cambridge, un visitante tropezó al pisarse el cordón de uno de sus zapatos mientras bajaba las escaleras y acabó chocando contra tres jarrones chinos de la dinastía Qing, finales del siglo XVII, que quedaron totalmente destrozados.

Aunque uno de los primeros incidentes documentados ocurrió el 7 de febrero de 1845, cuando un hombre llamado William Lloyd, en estado de embriaguez, decidió visitar el British Museum.



Mientras caminaba por la sala derribó una escultura que cayó sobre la vitrina que contenía la vasija Portland, un jarrón romano realizado a inicios del siglo I a.C., la estatua y la vasija cayeron al suelo rompiéndose en mil pedazos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario