TAMARA DE LEMPICKA

Autorretrato en el Bugatti verde (1929)

Tamara de Lempicka nació en 1898 como Maria Górska en Varsovia, que en aquel entonces formaba parte de imperio ruso. Hija de una familia acomodada en 1911 recorrió junto a su abuela Italia, país en el que conoció la obra de los grandes pintores italianos y que despertó su interés por el arte.

Con 18 años se casó con el abogado polaco Tadeusz Lempicki con quien se instaló en San Petersburgo.

Durante la revolución rusa de 1917 los bolcheviques detuvieron a su marido, tras semanas buscándolo María consiguió liberarlo utilizando sus conexiones sociales y encanto. Poco después abandonaron Rusia para instalarse en París, ciudad en la que su familia se había refugiado.

Kizette en el balcón (1927)
Fue en esta ciudad, a principios de la década de los años 20, que su vida dio un cambio radical, empezó a estudiar arte en la Académie de la Grand Chaumière con el pintor André Lhote, por consejo de su hermana Adrienne, aunque también por necesidad, su marido no aceptaba ningún trabajo y vivían de la venta de sus joyas.

Cambió su nombre por Tamara de Lempicka y empezó a exponer sus obras en el Salon des Indépendants, el Salon d'automne y en 1925 tuvo su primera exposición individual en Milán, consiguiendo una gran demanda como pintora de retratos para la alta sociedad parisina.

Su estilo pictórico se desarrolló rápidamente con características propias del diseño Art Deco e influencias cubistas, un estilo al que denominaron cubismo suave, aunque nunca perteneció, a pesar de sus intentos, a ningún movimiento vanguardista. En sus obras destaca la representación de la figura femenina como una mujer fuerte, libre y emancipada rodeada del glamour de los años 20.

Adán y Eva (1932)
En 1928 se divorció de su marido que no aceptaba su estilo de vida, lleno de fiestas, drogas y relaciones con otros hombres y mujeres.

En 1934 se casó con su amante el barón austrohúngaro Raoul Kuffner von Diószeg, con quien se mudó a Estados Unidos al estallar la Segunda Guerra Mundial.

Instalada en Nueva York continuó pintando, aunque su estilo Art Decó era cada vez menos demandado. En los años 60, tras enviudar, empezó a experimentar con nuevos estilos, interesándose por la abstracción, aunque su obra no volvió a conseguir los mismos éxitos que en su época dorada en París.

En uno de sus viajes a Francia conoció al marchante Alain Blondel quien le propuso realizar una exposición retrospectiva de su obra. En 1972 se inauguró en París la exposición Tamara de Lempicka 1925-1935.

Murió en Cuernavaca, México, ciudad a la que se había retirado junto a su hija Kizette, en 1980.
Retrato del marchese D'Affitto (1925)
Tras su muerte su nombre se fue recuperando poco a poco, en 1986 Franco M. Ricci le dedicó todo un número de su revista FMR, el New York Times se hizo eco de su obra y en 1994 la galería Christie's subastó su obra Adán y Eva, de la colección de Barbra Streisand, por 1,8 millones de dólares, y desde entonces se han realizado exposiciones retrospectivas de su obra por todo el mundo.


0 comentarios:

Publicar un comentario