EL MUSEO IMPOSIBLE

Para que una obra de arte se considere desaparecida debe haber una fuente fidedigna que confirme que realmente existió, pero que debido a algún motivo, robo, incendio, vandalismo... ha sido destruida o se desconoce su paradero.

· Nenúfares de Claude Monet

Los Nenúfares son un ciclo de pinturas que el artista impresionista francés realizó a partir de 1883.

En 1957 el MOMA de Nueva York adquirió dos, de los más de doscientos lienzos que componen el ciclo, y los mantuvo en exposición hasta el 15 de abril de 1958, cuando un grupo de trabajadores que realizaban obras de mantenimiento decidieron tomar un descanso y fumar al lado de botes de pintura inflamable.

El fuego se propagó rápidamente por el segundo piso y a pesar de los esfuerzos de los trabajadores del museo, una de las obras Nenúfares, de 18 metros de largo, quedó destruida.

· El Concierto de Johannes Vermeer

La madrugada del 18 de marzo de 1990, dos ladrones disfrazados de policía llamaron a la puerta del museo Isabella Stewart Gardner de Boston, los vigilantes al ver los uniformes abrieron las puertas y en cuestión de minutos fueron reducidos y se desactivaron todas las alarmas y medidas de seguridad.

En poco menos de una hora y media los ladrones consiguieron hacerse con tres lienzos de Rembrandt, cinco de Degas, uno de G. Flinck, uno de Manet, un jarrón chino de la dinastía Shang y una de las obras más preciadas del museo El Concierto de Johannes Vermeer.

A pesar de haber dos hombres condenados no se ha recuperado ninguna de las obras y se mantiene una recompensa de cinco millones de dólares para quien facilite información sobre su paradero.


En marzo de 2001 la milicia talibán destruyó, mediante dinamita y disparos desde tanques, dos estatuas colosales de Buda esculpidos en la montaña entre los siglos II y IV.

· El hombre controlador del universo de Diego Rivera


En 1933 John D. Rockefeller Jr. Contrató al artista mexicano para que realizara un mural en el vestíbulo de un nuevo edificio, el Rockefeller Center.

Diego Rivera empezó su obra, también conocida como El hombre enel cruce de caminos, pero no pudo concluirla. Uno de los personajes representados en el mural tenía un gran parecido a Lennin, máximo exponente del comunismo soviético, lo que desató la ira del magnate americano.

En mayo de ese mismo año se rescindió el contrato con el artista, se le pagó el dinero que se le debía y el mural fue completamente tapado y posteriormente destruido.

Al año siguiente el Palacio de Bellas Artes de México encargó a Rivera un mural en el que reelaboró el perdido en el centro Rockefeller, aunque en menor tamaño y realizado sobre un bastidor metálico que permite su movilidad.

· Filosofía, Medicina y Jurisprudencia de Gustav Klimt

En 1944 la Galería Moderna de Austria decidió trasladar parte de las obras que custodiaba al castillo de Immendorf, para protegerlas de los continuos ataques aliados sobre la ciudad.

En mayo de 1945 ante el avance de las tropas soviéticas las tropas alemanas, en retirada, decidieron quemar el castillo y todo su contenido. Entre las obras quemadas se encontraban varias pinturas de Klimt, destacando una serie de tres lienzos, Filosofía, Medicina y Jurisprudencia, realizados en 1894 para decorar el techo del aula magna de la Universidad Viena.

· Le Pigeon aux peitis pois de Pablo Picasso

El 20 de mayo de 2010 Le Pigeon aux peitis pois, pintada en 1911 por Picasso, era robada del Museo de Arte Moderno de París.

En su huida los ladrones se deshicieron de la obra arrojándola a un contenedor de basura.

La obra nunca se recuperó.



0 comentarios:

Publicar un comentario