EL BESO DEL HôTEL DE VILLE, ROBERT DOISNEAU

El beso del Hôtel de Ville (1950) R. Doisneau
Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, aparecieron en Europa un grupo de fotógrafos, que empezaron a documentar a través de sus cámaras la lucha de la población por recuperar sus vidas y volver a la normalidad.

Este tipo de fotografía se conoció como fotografía humanista, una rama del fotoperiodismo, que a diferencia de aquel, documentaba la vida ordinaria, como testigo de los gestos y costumbres diarias de la población, ensalzando su dignidad.

Los fotógrafos de este grupo, formado en Francia en 1946 y conocidos como el grupo de los XV, procedían de diferentes ámbitos (moda, arte...), siendo algunos de sus componentes más conocidos Henri Cartier-Bresson, André Kertész o Robert Doisneau.

Essayez nos pedalos (1950)
R. Doisneau
Sus trabajos llegaron al gran público a través de las revistas ilustradas, en auge durante la posguerra debido a que mostraban un mundo alejado de la guerra, presentando como apunta André Gunthert, reportajes sobre la actualidad internacional, los sucesos trágicos, las grandes hazañas deportivas, las alegrías y las penas de las estrellas de cine o la vida mundana de las familias reales…

Robert Doisneau, fotógrafo autodidacta, formado como grabador litográfico y tipográfico, trabajó como fotógrafo industrial y de publicidad hasta que empezó como fotógrafo independiente en 1932. Durante la guerra, como soldado en la resistencia francesa, realizó fotografías de científicos por encargo, y una vez acabada se incorporó a la agencia Rapho, trabajando para diferentes revistas, su fotografía se centró en París y sus habitantes.

Fue el autor de una de las imágenes más icónicas de París, Le baiser de l'hôtel de ville.

En la primavera de 1950, la revista americana Life encargó a la agencia Rapho una serie de fotografías que representasen el amor en París. Doisneau realizó un reportaje, la serie Besos, que ocupó una doble página en la revista con fotografías de jóvenes actores besándose en diferentes lugares de la ciudad, excepto una, que fue tomada fortuitamente.

Le baiser Blottot (1950) R. Doisneau
Doisneau, se encontraba en la terraza de un café, como siempre acompañado por su cámara Rolleiflex, cuando se percató de una joven pareja de enamorados que se besaba mientras caminaba, cogió su cámara e inmortalizó el momento que se convertiría en una de las fotografías más populares de la historia y en una de las más reproducidas, con más de 400.000 copias.

En 1992, una pareja, que aseguraba haberse reconocido como los protagonistas de la imagen, demandaron al fotógrafo por derechos de imagen, reclamándole 100.000 dólares.

En el juicio Doisneau reveló la verdad de la fotografía, mientras estaba en el café vio a una joven pareja besándose y les pidió que posaran para él. Françoise Bornet y, su novio por aquel entonces, Jacques Carteaud, dos jóvenes actores accedieron recibiendo una copia de la fotografía firmada por el propio Doisneu.

Años más tarde, Françoise Bornet vendió su copia de la fotografía por 200.000 euros a un coleccionista suizo.

0 comentarios:

Publicar un comentario