RAMON CASAS. LA MODERNIDAD ANHELADA

Ámbar y espuma (1898) R. Casas
Desde el 6 de julio y hasta el 22 de octubre la Obra Social la Caixa, junto con el Consorci del Patrimoni de Sitges y el Museu Nacional d'Art de Catalunya presentan en el CaixaForum de Palma la exposición Ramon Casas. La modernidad anhelada.

La exposición se enmarca en las celebraciones del 150 aniversario del nacimiento de Ramon Casas (1866-1932), un pintor avanzado a su tiempo, bohemio, irreverente y socarrón que se convirtió en un referente del Modernismo catalán de finales del siglo XIX y principios del XX.

En ella se hace un recorrido por la obra del pintor relacionándola con los artistas de su misma época que le influenciaron y por los que se reflejaron en su obra, como Julio Romero de Torres, Joaquín Sorolla, Joaquín Torres García, Pablo Picasso o Santiago Rusinyol.

Ramon Casas velocipedista (1899),
S. Rusinyol
Se reúnen una selección de 88 obras entre las cuales hay realizaciones del artista en diferentes formatos, pinturas, dibujos y carteles, obras de artistas contemporáneos como Picasso y su gran amigo Santiago Rusinyol y 40 fotografías de la época, que ayudan a enmarcar su obra dentro del contexto social y cultural del momento en el que vivió.

La gran mayoría de estas obras provienen de colecciones privadas, aunque también encontramos prestamos de museos españoles y extranjeros como el Museo de Bellas Artes de Burdeos, el Museo Picasso de Barcelona, el Museo de Bellas Artes de Bilbao o el de Córdoba.

Éstas se agrupan en cinco ámbitos temáticos, en un recorrido que se plantea como un juego de espejos, un camino de doble sentido que permite visualizar las influencias, analogías e intereses comunes que existieron entre Casas y otros autores contemporáneos.

Interior del Moulin de la Galette
(1890-91) R. Casas
En el primero de ellos, La construcción de una identidad artística, se muestran los inicios de su carrera como pintor marcada por su decisión de viajar a París con 15 años, una ciudad que marcaría su obra y donde empezó a pintar retratos y autorretratos.

En La pulsión bohemia se profundiza en la relación del artista con la vida bohemia de Barcelona, en especial con la cervecería Els Quatre Gats que siguió el modelo parisino de Le Chat Noir y para el que Casas realizó numerosos carteles, que se exponen junto a otros realizados para diferentes marcas de bebidas.

En La paradoja del artista moderno se nos presenta la atracción de Casas por la temática popular, en especial por las escenas taurinas o tipologías de majas y toreros, unas representaciones alejadas de las corrientes pictóricas internacionales de las que Casas era seguidor y referente.

En La poética de la multitud se muestra la obra Salida de la procesión de Corpus de la iglesia de Santa María que formó parte de una serie de composiciones dedicadas a la denominada pintura de crónica social en las que se deja ver la influencia de la fotografía, especialmente en el uso de un encuadre fragmentario y un marco visual abierto que insinúa una acción continuada.
Salida de la procesión del corpus de la iglesia de Santa María
(1896-98) R. Casas

Por último en Identidades ambivalentes se muestra su habilidad para el retrato, en especial el femenino. Entre las obras expuestas aparecen mujeres sofisticadas y elegantes, mujeres representadas en momentos íntimos y una serie de desnudos femeninos que Casas realizó durante la década de 1890 y en los que también se percibe la influencia de la fotografía.

0 comentarios:

Publicar un comentario